NOSOTROS
NUESTRO ADN

Como iglesia estamos llamados a ser significativos y relevantes; una iglesia que transforma su ciudad.

NUESTRO PROPÓSITO

Existimos como Iglesia para llevar a las personas a conectarse con Dios, conectar con las personas, servir e influenciar.

LO QUE SOMOS

  • Centro de adoración a Dios
La adoración a Dios es uno de los propósitos de la Iglesia. La adoración a Dios debe ser espiritual y brindada en integridad por los creyentes. Creemos que en la adoración a Dios comienzan todas las demás cosas. J
uan 4:24

 

  • Centro de revelación de la Gloria de Dios. 
La Iglesia refleja la gloria de Dios, Él se manifiesta a su Iglesia y ésta debe reflejar su gloria al mundo. J
uan 17.22 (LBLA), Efesios 2:10

 

  • Centro de Demostración del Poder de Dios
. La Iglesia debe ser un centro donde el poder de Dios se manifiesta en señales, prodigios y milagros que afecten a la vida de las personas en la integridad de su ser. L
 ucas 24:49, Hechos 1:8, Juan 13.35 (NVI).

 

  • Centro de expansión del reino de Dios. 
La misión por la cual la Iglesia está en el mundo, es llevar el evangelio del Reino a todo lugar.

LA IGLESIA QUE VEMOS

 

  • Es Vibrante y emocionante
  • Es una experiencia Relevante y Auténtica
  • Que da Vida
  • Llena del Espíritu Santo
  • Apasionada en la Adoración
  • Unida por relaciones auténticas
  • Diversa
  • Impactando la comunidad y otras naciones para Jesús
  • Siempre está equipando la próxima generación de líderes
  •  Es un lugar donde puedes soñar en grande y cumplir el Propósito de Dios en la ciudad y en tu vida.

NUESTROS VALORES

Jesús es el Centro: Se trata de prioridades.

Creemos en grande, comenzamos en pequeño: Se trata de fe activa.

Nos honramos unos a otros para glorificar a Dios: Se trata de valorar a las personas.

Somos contribuyentes no consumidores: Se trata de compromiso.

Podemos hacer más haciendo menos: Se trata de enfoque.

No mantenemos, Multiplicamos: Se trata de crecimiento continuo.

Hacemos todo con Excelencia: Se trata de honrar a Dios.

Ser simple es ser grande: Se trata de facilitar el proceso.

EN QUE CREEMOS

Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios. Toda la Escritura, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, son la Palabra inspirada de Dios (2Timoteo 3:16-17). Contienen la revelación completa de Dios para la salvación del ser humano. Reconocemos a la Biblia como autoridad final para el ejercicio de la fe y la conducta cristiana.

Creemos en un solo Dios (Deuteronomio 6:4), creador de todas las cosas. Quien es Uno y Trino (Tito 3:4-6). El cual existe eternamente en tres personas: Dios Padre, Dios Hijo Jesucristo, y Dios Espíritu Santo. Creemos que Jesucristo es el Hijo de Dios, Mesías prometido al mundo que fue concebido por el poder del Espíritu Santo en el vientre virgen de María (Gálatas 4:4; Mateo 1:18-25).

 

Creemos que murió en una cruz, en sacrificio perfecto por nuestros pecados de acuerdo con las Escrituras (1 Pedro 3:18; Filipenses 2:5-11). Que resucitó de entre los muertos y ascendió al cielo donde fue entronizado a la diestra del Padre en majestad, ejerciendo dominio y autoridad sobre toda la existencia (Efesios 1:17-22).

Creemos que el Espíritu Santo es Dios. Su ministerio es el glorificar al Señor Jesucristo y hacer consciente de pecado y regenerar al pecador, llevándole a creer en Cristo. Bautizando al creyente dentro del cuerpo único que es la Iglesia (Efesios 4:4-5), de quien Cristo es la cabeza (Efesios 1:22-23) El Espíritu Santo mora, guía, instruye, llena y da poder al creyente para que lleve una vida consagrada y piadosa ( Juan 14; 16).

Creemos que el ser humano, varón y mujer, fueron creados por Dios a su propia imagen, ambos sexos poseen la misma dignidad intrínseca que los constituye como imago Dei (Génesis 1:27) Creemos en la dignidad de la vida de todos los seres humanos desde la concepción (Salmo 139:13-16) y hasta su muerte natural (Éxodo 21:22-24).

 

Creemos en la familia de acuerdo con el diseño de Dios. Constituida por un hombre y una mujer unidos en matrimonio heterosexual, monógamo (Genesis 2:24).

Creemos que la familia es el pacto de ética social por excelencia y núcleo fundamental sobre el cual se debe articular la sociedad.

Creemos que el ser humano, varoń y mujer, fueron creados por Dios a su propia imagen, ambos sexos poseen la misma dignidad intrínseca que los constituye como imago Dei (Génesis 1:27) Creemos en la dignidad de la vida de todos los seres humanos desde la concepción (Salmo 139:13-16) y hasta su muerte natural (Éxodo 21:22-24).

Creemos que el ser humano cayó en pecado, transmitiéndolo a su descendencia (Génesis 3). Toda la raza humana, por ello, está perdida (Romanos 3:23), y sólo mediante el arrepentimiento, la fe en Jesucristo, y la regeneración del Espíritu Santo, puede obtenerse la salvación y la vida eterna (Romanos 3:23-26; 2 Timoteo 1:9-10). “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.” Romanos 3.23

Creemos que la muerte expiatoria de Jesucristo y Su resurrección, sientan las únicas bases para la justificación y la salvación de todos los que creen, y que sólo aquellos que reciben a Jesucristo por fe, son nacidos del Espíritu Santo y sellados por Él hasta el día de la redención ( Juan 1:12-13; Efesios 4:30; 1 Pedro 1:20-13).

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.” 2 Timoteo 2.5-6

 

Creemos que con el fin de recibir el perdón y el ‘nuevo nacimiento’ debemos arrepentirnos de nuestros pecados, creer en el Señor Jesucristo, y vivir nuestras vidas según su palabra.

“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.” Hechos 2.38

 

Creemos que el bautismo en agua y la Cena del Señor, son ordenanzas a ser observadas por la Iglesia permanentemente, como un símbolo de gratitud y adoración, no como un medio de salvación (Mateo 28:18-20; Mateo 26:17-30; Hechos 2:41-42).

Creemos que Dios nos ha equipado de forma individual para que podamos alcanzar con éxito su propósito en nuestras vidas, que es adorar a Dios, cumplir nuestro rol en la Iglesia y servir a la comunidad en la que vivimos.

“Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” Efesios 2.10

 

Creemos que el rol del diablo en esta era es oponerse a los ungidos (todos los creyentes en Cristo) (2 Corintios 2:11; 1 Juan 3:7-10).

Creemos que la iglesia tiene garantizada la victoria final sobre el diablo y sus ángeles (Colosenses 2:13-15) y que esa victoria se experimenta de manera dinámica en el presente a través de la oración, el testimonio y la Palabra (Apocalipsis 12:10).

Creemos en la vigencia de todos los dones espirituales (Romanos 12:6-9; 1Corintios 12:4-11) y de todas las funciones delegadas por Cristo a la iglesia (Efesios 4:11) como herramientas eficaces para llevar adelante la misión de la iglesia en el mundo.

Creemos en la resurreccioń física de todos los muertos (Hebreos 9:27), del creyente en Jesucristo a la bendición eterna y gozo con el Señor (1Corintios 15:12- 20), y del no creyente al juicio y castigo consciente eterno (Mateo 25:46).

Creemos que la Iglesia es el cuerpo de Cristo (Colosenses 1:18- 19). Constituida de todas las personas que, mediante la fe en Jesucristo, han sido regeneradas por el Espíritu Santo y se unen en el cuerpo de Cristo, del que Él es la cabeza (Efesios 1:22; 4:4). La iglesia se hace visible en expresiones comunitarias locales, constituyéndose cada una de ellas en agencias del Reino de Dios en la tierra, que trabajan cooperativamente en el desarrollo de su misión en el mundo (Efesios 3:7-12 1 Corintios 12:12-20).

Creemos que Jesucristo regresará (Hechos 1:10-11; Apocalipsis 22:20), y que la esperanza en Su retorno tiene una influencia vital en la vida personal y el servicio del creyente. (Hebreos 10:24-25).